DISEÑO WEB PARA HOTELES: HASTA DÓNDE INVERTIR EN TU SITIO WEB

diseno web para hoteles profesional

La aspiración de conseguir presencia digital es una constante entre cualquier tipo de compañía, pero cobra especial importancia entre las empresas hoteleras. Recurrir a las plataformas gratuitas para construir un primer borrador de web corporativa puede llegar a ser un paso acertado; sin embargo, es pertinente saber que tarde o temprano, las propias necesidades del sector requerirán un estudio más exhaustivo de la situación.

Antes de utilizar el pretexto de que la figura del primo con nociones de informática es suficiente para hacer este trabajo, uno debe saber que para lograr un diseño web para hoteles coherente es necesario no escatimar en inversión. Una auditoria y un diseño web para hoteles correcto deben incluir los siguientes pasos:

1. Análisis de la compañía: cuál es la línea de negocio, qué necesidades pretende cubrir el sitio web, cuáles son los puntos fuertes y débiles frente a la competencia, cuál es la identidad de marca… Estas preguntas y muchas otras requieren un ejercicio de análisis previo obligatorio para el proyecto.

2. Toma de decisiones: con toda la información realizada durante el proceso de análisis es necesario definir qué contenidos y herramientas se quieren incluir en la web e incluso valorar aquellas mejoras que se quieren plantear a largo plazo.

3. Definición de la arquitectura: el sitemap es la herramienta clave en la que se debe basar el sitio web. Se trata de un paso crucial que puede ayudar a determinar la inversión que se va a realizar en él, sobre todo teniendo en cuenta si las mejoras van a necesitar desarrollo desde cero o si es posible incorporarlas por medio de un gestor como WordPress. Nuestro consejo: no resulta conveniente ir por el camino fácil –ergo, barato-, sino establecer muy bien cuáles son las necesidades.

4. Diseño corporativo: somos conscientes de que contar con unas guidelines que marquen la identidad visual de la marca no es siempre posible, pero recomendamos, al menos, tener unas nociones básicas al respecto. El usuario actual está formado en este sentido y es capaz de descartar una buena web únicamente por un mal diseño. Sé consecuente con esto, déjate aconsejar y ten en cuenta las tendencias en diseño gráfico para mantener un aspecto cuidado y periódicamente actualizado. Y por supuesto, no olvides que tu web debe tener un diseño full-responsive.

5. SEO: desarrolla todos tus contenidos y optimiza materiales e imágenes para adaptar la web a los criterios SEO. Si das con un experto en posicionamiento orgánico, el éxito de tu página web estará asegurado.

6. Integración de un sistema de análisis: tan importante como tener una web correcta es contar con un sistema con el que medir qué es lo que pasa en ella. Con Google Search Console y Google Analytics obtendrás una evaluación exhaustiva de todos los aspectos de interés con respecto al tráfico de la web y podrás aplicar cambios para hacerlo cada vez más óptimo.

Aunque son muchos los factores que entran en este proceso, dedicar tiempo e inversión a este fin siempre será positivo para tu negocio. Al fin y al cabo, un trabajo de calidad dará como resultado factores tan importantes como facilidad de navegación, mejora de posicionamiento SEO, calidad y fiabilidad a la hora de percibir la marca y, por supuesto, el consiguiente incremento de los ingresos.